Psiquiatría y Psicoterapia

Dra Belén Jiménez

INTEGRAMENTE

ÍNTEGRAMENTE nace con el propósito de ejercer la atención psicológica y psiquiátrica desde la filosofía humanista de respeto, aceptación y compromiso honesto con el paciente.

El nombre de la consulta nace del juego semántico con el que me identifico:

ÍNTEGRAMENTE, en el sentido de un quehacer congruente con mi sistema de valores (integridad).

INTEGRA-MENTE, en el sentido de integrar todos los aspectos en conflicto de la psique (mente) que generan patología: emociones, pensamientos y sensaciones corporales.

ÍNTEGRAMENTE, en el sentido de tratamiento holístico (integral) del paciente: en la visión unitaria del cuerpo-mente, si identifico necesidades que requieran tratamientos complementarios a los de psicoterapia y/o farmacoterapia , oriento al paciente sobre otros especialistas

Belén Jiménez

Soy Licenciada en Medicina y Cirugía, especialista en Psiquiatría, y he estado inicialmente trabajando diez años como psiquiatra en hospitales y centros de salud mental de la sanidad pública (trabajo asistencial, investigador y docente), mientras me formaba en el campo de la psicoterapia:

Inicié mi aprendizaje con la psicoterapia integradora (integración teórica y técnica de distintos enfoques terapéuticos), donde descubrí y posteriormente profundicé en la Terapia familiar sistémica. Una vez fui consciente del potencial terapéutico del contexto grupal, me formé como Terapeuta de grupo.

Posteriormente encontré en la Psicoterapia humanista la filosofía de trabajo con la que me identifico y que me ha aportado valiosas herramientas de trabajo para el indispensable procesamiento emocional que necesita el paciente: Técnicas gestálticas y conceptos teóricos del Análisis transaccional.

Continuar Sobre Mí

Complemento mi trabajo en consulta con herramientas muy útiles de otras corrientes que comparten la concepción humanista de la terapia: Mindfulness, Compasión, E.M.I., IFS (Internal Family System), Teoría Polivagal, CNV y con terapias de orientación corporal (no significa que haya contacto corporal, sino que se trabaja desde las percepciones corporales referidas por el paciente), como la Terapia Sensoriomotriz y Somatic Experiencing.

El modelo que me define y me permite unificar todos mis conocimientos y desarrollar mi trabajo con todos los aprendizajes previamente mencionados es la Psicoterapia humanista integrativa: atribuimos mucha importancia a la relación terapéutica, buscamos la incorporación de la parte negada de uno mismo, con plena consciencia de quienes somos, de forma que las emociones sean congruentes (al igual que la repercusión corporal), y que la conducta sea una elección, no una respuesta compulsiva de evitación. Trabajamos patrones disfuncionales del pasado que se repiten en el presente, con una continua sintonía e implicación en el proceso que está ocurriendo en la consulta.

Estoy acreditada como psicoterapeuta por la FEAP, certificada por la International Integrative Psychotherapy Association (IIPA) y soy miembro de APHICE.

Continúo formándome e incorporando todo conocimiento, perspectiva, técnica o experiencia que pueda aportar una mejora en el proceso del acompañamiento terapéutico y lo comparto impartiendo docencia (talleres y ponencias) a distintos colectivos, especialmente a médicos y psicólogos.

Este libro nace de las dos perspectivas como médico experimentadas por la autora. Por un lado, como psiquiatra y psicoterapeuta que atiende en consulta a pacientes que le comparten vivencias incómodas o frustrantes ocurridas en contextos médicos.

Y, por otro, como médico que en primera persona ha vivido la dificultad para manejar las emociones y comunicarse eficazmente en su ejercicio profesional. Ha sido protagonista y testigo de las consecuencias deshumanizadoras, tanto en médicos como en pacientes, de esta carencia de habilidades psicológicas.

Tras muchos años de formación y práctica terapéutica, la autora reúne una serie de técnicas que facilitan lidiar con la exposición tan íntima, y en ocasiones dolorosa, que se produce en la asistencia sanitaria. Presenta el marco teórico del que surgen y explicaciones neurocientíficas sobre la interacción en consulta, propone ejercicios prácticos de aprendizaje y relata experiencias propias y de sus pacientes junto a reflexiones sobre su profesión.

Las teorías, explicadas de forma sencilla, y los ejercicios propuestos hacen de esta una obra válida no solo para los médicos, sino para todos los profesionales de la salud y de la ayuda, que están de igual manera expuestos a las mismas necesidades en su ejercicio profesional. Y, por último, también el público general puede beneficiarse del aprendizaje de estas herramientas para su propia gestión emocional.

Testimonios

Encontré en la terapia la tranquilidad que buscaba. Me costó tomar la decisión, para mí era un paso GRANDE abrirme alguien que no conocía y mis miedos a encontrar una “yo” desconocida. Fue un trabajo duro y fácil (duro por mi “estructura” , fácil por tu sabiduría).

Me ayudaste a reencontrarme y aceptar parte de mí, recolocar ésto lo logré gracias a tu profesionalidad , y a tu paciencia.

R.

Aterricé en la terapia muy recomendado por un buen amigo, bastante confundido, con mucho escepticismo y con la seguridad de que era algo que tenía que probar, que no perdería nada, que algo aprendería. Sobre todo, aprendí. Aprendí muchas cosas, pero si tengo que resumirlas todas en un único concepto, diría que aprendí a conocerme a mí mismo: no tenía ni la más remota idea de quién era, de podría sentir de tantas formas y colores.

La terapia me ha enseñado a lidiar con la vida, proveyéndome de las herramientas necesarias para asumirla, sentirla y hacerla mía. Me ha enseñado a enfrentarme con mis miedos, con mis diablos. Me ha enseñado a dejar de huir. Me ha enseñado tantas cosas que ni siquiera las puedo describir en este párrafo, porque cada día que pasa me doy cuenta de lo positivo que ha sido. Fueron los 5 meses más aprovechados de mi vida, un proceso bonito y duro, emocionante y frustrante, una montaña rusa de sentimientos que, como toda montaña rusa, ha terminado por llegar a un punto en el que todo está más tranquilo, más sereno.

Al otro lado me encontré con una profesional que supo sacar de mí todo lo necesario para no perdernos ambos en esfuerzos por el camino, que me enseñó a escuchar, a escucharme, a enfrentarme, a mirar a los ojos y a hablar en primera autor. Ir a terapia ha sido una decisión tan acertada que no puedo sino recomendarla.

 J.

La terapia me ha enseñado a verme como alguien real, con sus bellezas, miedos, anhelos… comunes y no a verme como la chica que yo había inventado para mí, diferente, indefensa… Ahora me reconozco como alguien igual al otro y sin miedo a decir de mí lo bueno, lo malo, lo regular y lo mejor. Ya no me escondo en mi papel, ya no actúo…. Ahora vivo.

Volveré a la terapia como medio para conocerme y quererme, y la recomiendo siempre que puedo. Es de las mejores cosas que he hecho en mi vida.

B.

Tras una primera cita, y a pesar de mis reticencias, me pareció que tu estilo de terapia y tu forma directa de abordar mis dificultades, iban a ayudarme a salir del pozo en que me encontraba. Recuerdo que las a primeras consultas me dirigía sin ganas, forzado por un instinto que me pedía agarrarme a lo que me ayudaba… iba a enfrentarme a alguien que me iba a hablar con claridad, y eso en aquel momento para mí era complicado. Muy pronto mi disposición cambió, en lugar de acudir para enfrentarme, comencé a acudir a las citas “para sentirme mejor”.

Tras haber logrado enfrentarme a la realidad y estar mejor, el objetivo tornó en crecer: desde la terapia grupal he podido limar y pulir de forma más fina asuntos que aún me han preocupado, adquirir seguridad y aprender que hay más formas de comunicarse y mostrarse a los demás que las que yo hasta entonces había usado.

Supongo que siempre quedará por aprender, pero el camino recorrido no ha sido pequeño, y te agradezco tu dedicación, claridad y alegría al compartir mi progreso.

J.

Si pudiese explicar nuestra relación más allá de los fines terapéuticos diría que fuiste muchas cosas: a veces un hombro en quien llorar boca para decir palabras que yo no lograba decir, y muchas veces, sencillamente alguien con quien poder hablar.

Sé que no fue un camino fácil y tuvimos que tener confianza la una en la otra. Yo me llevo tus palabras, reflexiones y miradas de empatía.

Creo que has sido muy profesional conmigo, pero lo que más me ha ayudado es el hecho de sentirme comprendida. No soy la misma desde la primera sesión, sé que he crecido y ha sido gracias a nuestro trabajo. Me siento más liviana y ya no soy tan dura conmigo misma.

M.

Creo que la terapia es la mejor forma de dedicarse tiempo a uno mismo, ¡debería ser obligatorio! En su momento definí una excusa concreta para justificar el inicio de la terapia y me salió “el tiro por la culata”. Aquí no vale querer controlarlo todo o abordar una dificultad de forma aislada. Aprendí a mirarme como en un espejo, a aceptar mis limitaciones, a quererme un poco más, pero sobre todo a entender que no existen sólo dos caminos (uno bueno y otro malo). Es difícil verbalizar tantas emociones revueltas.

M.

Lo que más me gustó de la terapia es conocerme a mí mismo. Digo a menudo que todo el mundo debería hacer terapia en algún momento de su vida, se encuentre mal , como fue mi caso, o no. Disfruté mucho durante mi proceso y actualmente, me ayuda a disfrutar más de mi vida.

J.

Recomiendo la terapia grupal porque al escuchar a los demás, nos vemos reflejados en sus mismos problemas… y también recomiendo la terapia individual por el tiempo dedicado a recibir recursos que te pueden ayudar, y para comprender por qué te pasa lo que te pasa.

S.

  Entré en la terapia con calzador. Como el talón que no quiere entrar en el zapato, convencido de que no encaja, no es su medida. El calzador lo manejaban dos personas muy cercanas. Y muy convencidas de que era la talla para ese pie.

El empujón final lo diste tú. Me convenciste en las dos primeras visitas en que merecía la pena probar a andar antes de enjuiciar nada…

No es sólo salud. Salud psíquica, o psiquiátrica, me refiero…

No fue fácil. Nunca es fácil al principio con los zapatos nuevos. Ni siquiera con ese par que son justo los hechos a tu medida. Pero es que…, me reencontré conmigo mismo. Y fue un reencuentro maravilloso; pues si no soy el mejor tipo del mundo, sí que me echaba mucho de menos… Gracias.

I.

Talleres

LA REGULACIÓN DEL SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO SEGÚN LA TEORÍA POLIVAGAL

La teoría polivagal nos regala un marco científico para entender las reacciones corporales inconscientes (emociones y conducta) a la percepción segura o peligrosa del ambiente y de las relaciones sociales. Nos dota de herramientas para aprender nosotros a auto-regularnos y ayudar a los demás a regularse, alcanzando un estado de serenidad y disponibilidad para el contacto social.

Sábado 13 de marzo de 2021, 10h-13h (3 horas).

1.-Recuerdo sobre el Sistema Nervioso Autónomo (SNA)
2.-Origen y contenido de la Teoría Polivagal
3.-Los tres fundamentos de la teoría:
-La jerarquía en la reacción
-La neurocepción
-La conexión social
4.-Caminos para estimular el Nervio Vago
5.-Su utilidad en consulta:
-Comprender la importancia del setting en la consulta (presencial u online) para facilitar nuestra regulación y la del paciente.
-Identificar con el paciente en qué estado del SNA se encuentra
-Diseñar con el paciente su mapa de recursos reguladores

Se enviará con anterioridad un mapa explicativo de los tres estados del SNA, un mapa para rellenar durante el taller sobre el SNA propio, bibliografía y un capítulo del libro “Manual de gestión emocional para médicos”.

Médicos, Psicólogos, enfermeros, terapeutas y profesionales de la ayuda.

Belén Jiménez Gómez, médico psiquiatra y psicoterapeuta humanista integrativa. Formación en terapia de grupo, terapia familiar sistémica, Somatic Experiencing y Aplicaciones clínicas de la Teoría Polivagal. Autora del libro “Manual de gestión emocional para médicos y profesionales de la salud. Transformar la vulnerabilidad en recursos” (Editorial Descleé de Brouwer).

45 €

Escribe un mail con tu nombre, apellidos, DNI y profesión a belenjimenez@integramente.es

Primera sesión y tarifas

Presencial u Online

Puedes contactar vía mail (belenjimenez@integramente.es) o por teléfono (622 24 92 04) para concertar una cita.

En la primera consulta valoro:

– los FOCOS ORIENTATIVOS DE TRABAJO,

– el TIPO DE ASISTENCIA RECOMENDABLE (encuadre individual, grupal o familiar y el enfoque terapeútico o herramientas más pertinentes),

– el TERAPEUTA IDÓNEO (derivo a otros profesionales si su perfil profesional es más específico para las necesidades de la persona que consulta)

– y si recomiendo apoyar el proceso con FARMACOTERAPIA.

C/PRINCESA 81,

28008 MADRID

622 24 92 04

 

Cómo llegar

Metro:

Moncloa o Argüelles.

Parkings:

Calle Romero Robledo 9
Calle del Marqués de Urquijo 27
El corte Inglés de Argüelles
Calle Isaac Peral,4

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad